20090302

KEPLER OBSERVATORIO


La agencia espacial estadounidense lanzará el observatorio Kepler que partirá el viernes en un largo viaje cósmico montado en un cohete Delta II desde Cabo Cañaveral, en la península de la Florida.

Esta es la primera misión con la capacidad de encontrar planetas como la Tierra, planetas rocosos que se hallen en una zona cálida en la que se pueda mantener en su forma líquida el agua, elemento esencial para la formación de vida, dijo la NASA en un comunicado.
"Kepler es un componente crucial de los esfuerzos de la NASA por encontrar y estudiar planetas con características similares a las de la Tierra", señaló Jon Morse, director de astrofísica de la agencia espacial en Washington.
Según el científico, el censo planetario que realice Kepler ayudará a comprender la frecuencia en que existen esos planetas en la Vía Láctea.
También contribuirá en la planificación de otras misiones que, en un futuro a mediano plazo, detecten directamente y transmitan información sobre las características de los mundos que haya en torno a las estrellas vecinas.
Tras un viaje intergaláctico de 3,5 años, Kepler iniciará la búsqueda en la "minúscula" región de Cygnus-Lyra que contiene alrededor de 100.000 estrellas similares a nuestro Sol.
Con sus instrumentos, Kepler determinará la existencia de los exoplanetas a través de los cambios de luz que reflejen sus estrellas cuando pasen entre ellas y el observatorio.
Teóricamente, si esos cuerpos observados por Kepler fueran similares a la Tierra tendrían que completar una órbita de alrededor de un año en torno a su estrella.
Una vez detectado uno de esos planetas, su estudio podrá ser continuado por los telescopios Hubble y Spitzer de la NASA, dijo la agencia espacial.
Kepler podrá estudiar las estrellas de manera constante durante toda su misión, algo que no pueden hacer otros observatorios, como el Hubble, añadió.
Para ello el observatorio contará con dos instrumentos básicos que están entre los más poderosos producidos hasta ahora para la exploración científica del espacio.
El telescopio de Kepler puede detectar cambios en el brillo de las estrellas de sólo 20 partes por millón y las imágenes que transmitirá el observatorio serán captadas por una cámara que tiene una resolución de 95 megapixels.
"Si Kepler observara un pueblo terrestre durante la noche desde el espacio, podría captar un cambio en la intensidad de la luz causada por una persona que pase frente a un farol", explicó James Fanson, director del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.
Según Debra Fischer, astrónomo de la Universidad Estatal de San Francisco, una vez que llegue a su destino en la próxima década, el Kepler será un instrumento básico para saber qué tipo de planetas giran en torno a otras estrellas.
Con Spitzer, sus descubrimientos se utilizarán de inmediato para analizar las atmósferas de los exoplanetas.
Y las estadísticas que se recojan llevarán a determinar el rumbo que deberá seguirse para establecer si efectivamente hay "un planeta de color azul que orbita otra estrella en nuestra galaxia", señaló.

La misión espacial Kepler, que lleva el nombre en honor al astrónomo alemán Johannes Kepler, partirá desde Cabo Cañaveral (Florida) el próximo 5 de marzo, en un viaje de tres años que la llevará a buscar vida similar a la terrestre y observar más de 100.000 estrellas similares al Sol en la región conocida como Cygnus-Lyra en la Vía Láctea, según informó la NASA.
"Esta es la primera misión con la capacidad de encontrar planetas similares a la Tierra, planetas que orbitan estrellas como el Sol en una zona templada donde puede mantenerse el agua sobre su superficie", señaló la agencia espacial estadounidense en un comunicado publicado en Internet.
Para el director de la División de Astrofísica de la agencia espacial en Washington, Jon Morse , Kepler es un componente crucial en los esfuerzos de la NASA por encontrar y estudiar planetas en los que pueda hacer condiciones similares a las de la Tierra.
"El censo planetario que realice Kepler será muy importante para determinar la frecuencia de planetas similares a la Tierra en nuestra galaxia y para planificar futuras misiones que detecten de manera directa esos mundos", agregó.
Según William Borucki, científico asignado a Kepler en el Centro Ames de Investigaciones de la NASA, encontrar estrellas con planetas similares a la Tierra involucraría la certeza de que existen las condiciones para el desarrollo de un tipo de vida común en toda la galaxia.
"Y si no se encuentran Tierras, o muy pocas, eso significará que sí estamos solos", añadió.
Kepler llevará a bordo un telescopio ultrapoderoso que detectará cambios en la luz procedente de los planetas de hasta 20 partes por millón y las imágenes de dichos cuerpos quedarán grabadas mediante una cámara con gran capacidad de resolución.
Por su parte, Debra Fischer, buscadora de planetas más allá del sistema solar (exoplanetas), "Kepler es crucial para establecer qué tipo de planetas se forman en torno a otras estrellas".
Los descubrimientos que realice la misión se usarán inmediatamente para estudiar la atmósfera de grandes exoplanetas mediante el observatorio espacial Spitzer.
"Y los datos que recojamos algún día nos ayudarán a determinar el rumbo de un cuerpo azul como nuestro planeta en torno a otra estrella de nuestra galaxia", señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada