20090307

RAJEL HACE 2000 AÑOS


Rajel, Matriarca, es considera en nuestros escritos milenarios como "la madre amorosa" por antonomasia.Para darte un ejemplo, te pido que prestes atención a las palabras del profeta, Así ha dicho el Eterno: 'Voz fue oída en Ramá; lamento y llanto amargo. Rajel lloraba por sus hijos, y no quería ser consolada por sus hijos, porque perecieron"(Irmiá / Jeremías 31:14).



Había una vez, hace dos mil años, en la Tierra del pueblo hebreo , una hermosa muchacha hebrea llamada Rajel…


Ella poseía todo lo que cualquier joven desearía: belleza, dinero y linaje. Su padre, el acaudalado Kalva Sabúa, era además un prominente miembro de la comunidad que apreciaba y estimulaba el estudio en las Altas Academias de Torá biblia A.T. Su hija, educada para ser una mujer hebrea sensible a las necesidades del prójimo y apreciar la sabiduría de la Torá- de acuerdo a las expectativas de su padre- era la soltera más codiciada de Jerusalem. Nadie dudaba que el candidato elegido sería algún prestigioso estudioso de la Torá, un promisorio erudito que iluminaría al mundo con sus conocimientos.Sin embargo, Rajel cambió en cierta forma los planes de su padre. Ella puso sus ojos sobre el último de los hombres que su progenitor hubiera soñado para ella: Akiva, el pastor.¿Quién era Akiva? Uno de los tantos empleados que cuidaban los numerosos rebaños de Kalva Sabúa. Tenía 40 años, era extremadamente pobre, carecía de linaje y además era analfabeto. La dulce muchacha le propuso matrimonio, con la condición de que se dedicara al estudio de la Torá.Cuando comunicaron sus planes de casarse a Kalva Sabúa, éste no pudo resistir lo que creía era la ingratitud de su hija. Se opuso terminantemente y le advirtió que si se casaba con ese pastor ignorante, la desheredaría.Pero Rajel ya había tomado una decisión: Se casaría con Akiva, a pesar de todo. Y así fue.Lo que hubiese sido la Boda del Siglo, se transformó en una humilde y austera ceremonia. Un espacio dentro de un establo reemplazó a la importante mansión en la que hubiesen residido. En lugar de sábanas de seda, descansaban sobre la paja. Nada de esto venció la fuerte convicción de Rajel. Ella había percibido que Akiva poseía un incalculable potencial que debía desarrollarse y revelarse.Lo ayudó a callar sus dudas, lo apoyó en todo momento y por sobre todas las cosas, con el inmenso cariño que una mujer judía puede dar, logró lo esperado: el ignorante y desconocido pastor se transformó después de 24 arduos años de estudio de Torá en las más importantes Academias de Estudio, en el Sabio más grande de su generación y uno de los más famosos y reconocidos eruditos de toda la historia judía. Como el mismísimo Rabí Akiva, que a los 120 años entregó su vida por la Torá, santificando así el Nombre de Di-s, expresó acerca de su esposa a sus discípulos:“Toda la Torá que estudié y toda la Torá que ustedes estudiaron de mí, le pertenece a ella” Y como toda historia que tiene un final feliz completo, Kalva Savúa pidió disculpas y la familia volvió a reunirse.Esta no es una historia más de amor y fidelidad. Esta es la historia de la mujer HEBREA de todas las épocas, que lucha incansablemente, sin mirar su propio sacrificio y entrega, por la continuidad del pueblo de Israel y su Torá. Esta es en realidad, una historia de amor y pasión por la Torá que Hashem nos entre

En la imaginería de la kabalah, el partzuf Rajel cara de Rajel está situado en principio "dorso con dorso" (el "dorso" de Rajel hacia el "dorso" de Zeir Anpín) desde el "dorso" del "pecho" de Zeir Anpín hacia el "dorso" de sus "pies".
En el alma representa las "letras del habla". Así como el habla es "el mundo revelado", también la belleza de Rajel está revelada: "y Rajel era bella de figura y bella de rostro".
Su alma es el secreto de las Diez Aserciones con las cuales Dios creó el mundo; su belleza es la belleza innata de la naturaleza.
Iacob se enamoró de Rajel y su unión es conocida en cabalá como la de la "voz" y el "habla". Se dice de Iacob: "la voz es la voz de Iacob". Por eso en general, Iacob es el nivel que se une con el partzuf de Rajel.
Aunque si bien inicialmente está "dorso con dorso" con Zeir Anpín, en los momentos de unión el partzuf Rajel se vuelve "rostro con rostro". La palabra "cara" o "rostro" significa "intimidad". En los momentos de unión, el nivel más íntimo de emoción del corazón (Zeir Anpín) se vuelve uno con la expresión más íntima del habla (Rajel).
La revelación de las diez sefirot de Zeir Anpín es la de los Diez Mandamientos de la entrega de la Torá. Cuando Zeir Anpín y Rajel se unen (en este mundo, antes de la llegada del Mashíaj su unión no es permanente, como la de Aba e Ima), los Diez Mandamientos se unen y brillan a través de las Diez Aserciones de la Creación.
El exilio del pueblo hebreo se conoce como el de la Presencia Divina (Shejiná) o el exilio de Rajel, momento en que Rajel se queda muda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada