20090304

EL BIG CRUNCH


¿Cómo morirá el universo? El mero hecho de intentar responder a esta pregunta, que es la cuestión definitiva de la cosmología, excede a los límites de los conocimientos actuales. Sin embargo, la búsqueda de una solución a este intrincado asunto ha desafiado y reformado, en los últimos 20 años, muchas de nuestras ideas fundamentales sobre el cosmos. No hace mucho, el destino del universo parecía relativamente claro, y había tres posibles resultados. El escoger el acertado era, simplemente, cuestión de afinar en los cálculos.
La solución más ampliamente aceptada quizá era que el mundo terminaría en un Big crunch, donde menguaría la tasa de expansión y empezaría a dominar la gravedad. La expansión se invertiría entonces y, a lo largo de muchos miles de millones de años, las galaxias y los cúmulos de galaxias irían acercándose poco a poco. Conforme se comprimiera, también se calentaría hasta que, finalmente, todo se descompondría en una sopa de partículas parecida a la que se produjo con el BIG BANG, y el universo volvería a la singularidad de la que surgió.

La teoría del Big Crunch tiene el atractivo de que es un final pero, al tiempo, abre la posibilidad de una continuidad: tal implosión podría dar lugar a un nuevo Big Bang y a todo un universo nuevo. Este ciclo podría haberse producido ya muchas veces atrás, antes de dar lugar a nuestro cosmos particular que conocemos.
Las otras dos opciones eran, en definitiva, variaciones sobre el mismo tema. La expansión del universo podría ser demasiado potente como para que la gravedad pudiera siquiera aminorar su marcha, o las cosas podrían estar tan equilibradas que la expansión se ralentizaría poco a poco hasta hacerse casi nula, pero el universo no llegaría nunca a contraerse. Cualquiera de los dos escenarios condena al universo a un “Big Chill”, o “Gran Enfriamiento”, en donde conforme la materia del cosmos se dispersa y escasea el material para la formación de estrellas, la luz del universo se debilita hasta apagarse y lo único que queda es una larga eternidad MISTICA . La mística un estado que es alcanzado por todos aquellos que se autoinician, sea por estudio, práctica y/o iluminación, en el profundo conocimiento del hombre y de la naturaleza. Personajes representativos de esta realidad de todos los tiempos los tenemos desde el comienzo de la humanidad hasta nuestros tiempos .Esta denominación abarca igualmente «experiencias personales o en conjunto » de cualquier individuo u hombre de la calle. Experiencias que tienen que ver con la interrelación Hombre-Cosmos, el hombre como parte de un todo absoluto, integrado a un sistema complejo de acción y reacción; donde el accionar de un sujeto conlleva el «estar» de todos los demás sujetos que comparten su especie, y no sólo ellos sino también el hábitat que los comprende y los cobija.El objetivo tradicional de la psicología ha sido la comprensión y tratamiento específico de los caracteres y patologías del ser humano individual. Otra ciencia como es la sociología ha tenido la tarea de estudiar al hombre como especie, como fruto de su propia estructura social y causa de fenómenos culturales.La visión futura del Hombre ha de ser una visión más amplia, más universal, menos si se quiere «terrestre». Los adelantos científicos, los nuevos descubrimientos, los viajes espaciales, los cambios doctrinarios, las crisis moral y éticas de nuestra sociedad, así como los cismas religiosos, imponen un replanteo, e incluso un revisionismo de todos nuestros sistemas de vida. No existen más fronteras políticas, sociales ni raciales en el futuro al cual ingresamos, no se puede, por ejemplo, aplicar la geopolítica a la Internet. Todos somos cual fragmento de un holograma, y deberá ser así la visión que tomen las ciencias, religiones y disciplinas en el futuro . La visión universal cuántica, física y espiritual, espacial y temporal del hombre y el mundo es una exigencia no una sugerencia, que nos plantea el Universo si queremos subsistir y superar nuestra propia historia que hasta el presente no ha sido más que una lucha constante y egoísta de las partes de un todo.Por lo tanto, Dios está afuera y adentro del universo simplemente como tu y yo .Sólo somos el recuerdo. de una explocion sin final, de una sonrisa que se hiela. de unramo de flores sin deshojar ... Solo somos el deseo de volver a comenzar.

Enriko Peker Reininger

2006 D,N,I.Desert. Neguev. Israel
imagen el sus de la merkabah

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada