20090319

EL AMOR ETERNO


El amor se origina en el alma, ya que en esencia, todas las almas son una. Mientras mas trasciendo estas barreras físicas y accedo a mi alma, mas te puedo amar.Aquellos que consideran como primario a su ser material y a su ser espiritual secundario, no pueden tener amor .El amor en la kabalah no es el mismo amor que encontraremos en los diccionarios. En la filosofia

kabalistica amor es menos materia , y mas ruaj espiritu .Las facultades más altas del durmiente, tal como su intelecto y herramientas sensoriales, son confusas e incoherentes, mientras que sus facultades más inferiores no se ven afectadas; algunas de ellas (por ejemplo, el aparato digestivo) funcionan incluso mejor durante el sueño. El sueño es, así, la metáfora para un estado en el que la conexión entre el Alma del Mundo y el cuerpo de la creación está análogamente deformada. Dios concede vida y existencia a sus creaciones de una manera que es muy similar a la relación alma/cuerpo durante el sueño: el bien inherente en el hombre está descentrado y oscurecido, mientras que los elementos más vulgares del hombre y la humanidad florecen. La kabalah nos plantea que el ser humano debe trascender su mera individualidad. Debe preocuparse por el otro cabalmente. En el texto bíblico AT dice: "Y amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Levítico, 19:18). Maimónides comenta ."Es el precepto con el cual se nos ordenó amarnos mutuamente tal cual nos amamos a nosotros mismos; que mi amor y compasión sea como mi amor y compasión propios, hacia su dinero, su cuerpo, todo lo que posee y todo lo que desea. Todo lo que yo quiera para mí, he de querer para él idénticamente; y todo lo que no quiera para mí ni para mis amigos, lo mismo no desearé para él.

El Sabio Hilel resumió, la concepción del delicado equilibrio entre el yo y el tú en su célebre sentencia: "Si no yo por mí, quién es para mí, y si yo sólo soy para mí, qué soy" (Pirkei Avot (Etica de los padres) 1:14)"."Vaikrá..."(1:1)La primera palabra del Libro de Vaikrá-Levítico es "Vaikrá" (Y el llamó). Está escrito en la Torá con una a alef pequeña. La alef es la letra que representa la voluntad, el ego. Es la primera letra de la palabra "Anojí" yo. Cuando una persona se ve a sí mismo muy pequeña, como la alef pequeña, da lugar a que la Presencia Divina more en ella. Moshé Rabenu fue el hombre más humilde; sólo él, como ningún otro hombre ni antes ni después, vió que hay una sola Alef en toda la creación - Hashem (Dios). Moshé hizo que su ego -su Alef- sea tan pequeño, que fue merecedor de ser el portador de la Torá. El amor de lo apetecible aparece a los hombres engalanado: las mujeres, los hijos varones, el oro y la plata por quintales colmados, los caballos de raza, los rebaños, los campos de cultivo… Eso es breve disfrute de la vida de acá. Pero Dios tiene junto a Sí un bello lugar de retorno.Corán, 3:14.¡Ay de todo aquél… que amase hacienda y la cuente una y otra vez,) creyendo que su hacienda le hará inmortal! (Corán, 104:3).Maestro Jesús: Esa sed es fácil de saciar, tomas un par de tazones y ya la sacias... ¿Pero qué hay de la otra? ¿Qué hay de esa otra sed? Ésa sed quiero que sacies...Cuando nuestra conciencia se concentra únicamente en los sentidos sin tomar en cuenta la percepción inteligible, esta se torna extremadamente limitada y no consigue trascender nuestro ego.Previamente a la revelación de la Torá no existía un proyecto universal cuyo objetivo fuese transformar el deseo egoísta en altruismo.Así como en el plano material la tecnología nos ayuda a canalizar la energía de modo que podamos utilizarla para el bienestar de la humanidad, la Torá nos ofrece la «tecnología» educativa y espiritual para encauzar armónicamente la energía más poderosa de la Creación: el deseo de recibir.Los verdaderos talmidim estudiantes de la kabalah son aquellos que tratan de alcanzar el grado de altruismo que funde su voluntad con la fuente infinita del dar.Es esa alef pequeña.El tiempo es demasiado lento para aquellos que esperan... demasiado rápido para aquellos que temen.... demasiado largo para aquellos que sufren.... demasiado corto para aquellos que celebran... pero para aquellos que aman, el tiempo es eterno. (Henry Van Dyke)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada